Rancho Don Cesar

Laguna de Oviedo (37.4 km, 36 minutos)

Valora este artículo
(1 Voto)

Su heterogeneidad de aves acuáticas, la presencia de iguanas y peces endémicos, así como su exuberante vegetación rodeada de amplios manglares, sumado a los elementos culturales y arqueológicos, convierten a la Laguna de Oviedo en un mundo mágico para el visitante.

Con una superficie de 28 km2 y 1.5 metros de profundidad su litoral está constituido por unas aguas verde manzana con una concentración de sal tres veces mayor que la que fluye por nuestras costas, la Laguna de Oviedo tiene la peculiaridad de ser el punto de convergencia de varias fuentes de agua dulce.

Su hipersalinidad es ambiente propicio para la supervivencia de los manglares en su periferia. La Laguna de Oviedo y sus valles circundantes son el resultado de una gigantesca depresión kárstica formada en una época en que el nivel del mar era más bajo que el actual y que posteriormente fue invadida por éste a causa de un hundimiento diferencial.

La Laguna de Oviedo le espera para cautivarle con su cortejo celestial coreografiado a la perfección por la naturaleza. Un deleite para los amantes de la observación de aves silvestres. Quede seducido por el dócil silbido de las aves quienes llaman a este ejemplar espacio su hogar. Asómbrese al presenciar la danza al unísono de las bandadas de flamencos, aves y cisnes; sólo una pequeña muestra de las más de sesenta especies de aves acuáticas. Su excepcionalidad se hace manifiesta en sus 24 cayos colindantes, albergados al centro de la laguna, cada uno siendo lar de una especie de ave, mamífero o reptil distinto. Las aves anidan en ellos desde iniciar el mes de marzo hasta finalizar el de septiembre.

Dos tipos de iguanas habitan en ellos, éstas siendo las iguanas Rinoceronte y Ricord – la primera siendo endémica de la Hispaniola. Sus aguas también son área fértil para la vida marina, lugar utilizado para la pesca, y cobijo de pez titaco (Cyprinodon nichollsi), único en su especie perteneciente exclusivamente a esta aguas. El cayo de Las Aves es un edén representativo de la avifauna tropical, donde habita una vasta espécimen de aves migratorias, nativas y otras ya residentes.

Colosales humedales crean barreras con sus mangles rojos de dispares tamaños, siendo el mayor atractivo para especies de aves, tal como el flamenco, refugiarse en ellos.

Acantilados y rompientes artesanales irrebatibles en Playa Mosquea y Punta San Luis, descritos como unos de los accidentes geográficos más preciosos de este encanto natural.

La configuración de los Cayos Puerto Rico, Los Mellizos, Las Iguanas, De Pei, Caliente, Cayo el Taco del Zapato, Cayo de Mosquea y Cayo de la Rabiza, entre otros, son notables no solamente por su singularidad, pero por ser áreas de alto valor para la a nidación de aves acuáticas y terrestres, así como las especies mamíferas y reptiles habitándolos.

Recorridos Turísticos

Existen tres senderos para el recorrido turístico, el Paseo de los Flamencos, el Cayo de las Iguanas y Las Caritas del Guanal, creando una simbiosis entre su belleza innata y riqueza cultural inigualable.

Visto 1069830 veces

148624 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.